La reflexología es una técnica milenaria. Hace más de 5000 años ya se conocía en la India y en China. Es una técnica manual que se aplica con los dedos de las manos sobre los pies.

 

Se hacen presiones y fricciones sobre unos puntos precisos del pie, con el objetivo de actuar de forma refleja sobre los órganos, articulaciones, glándulas y sistemas del cuerpo humano.

Los puntos están relacionados a través de canales o conductos sensitivos, conocidos como meridianos, que terminan en los pies. Es por ello que cualquier alteración del organismo se refleja en ellos.

 

La reflexología podal es una técnica natural utilizada, siempre que sea recomendada por profesionales sanitarios, para ayudar a estimular las funciones orgánicas, contribuyendo a aliviar molestias o alteraciones y mantener la salud.

 

 

Objetivos e indicaciones de la reflexología podal

 

  •  Libera bloqueos energéticos estancados en algún órgano
     

  •  Mejora la circulación sanguínea y su calidad
     

  •  Mejora las funciones de los órganos excretores como pulmones, riñones, intestinos y piel
     

  •  Aumenta el control de esfínteres, de la vejiga y los intestinos
     

  •  Deshace los residuos acumulados en las zonas bloqueadas
     

  •  Reequilibra las funciones orgánicas y glandulares
     

  •  Relajación física y mental
     

  •  Mantiene el bienestar y la salud
     

Reflexología Podal