Masaje Deportivo

Su finalidad es preparar, relajar o equilibrar la musculatura del deportista durante y después de una competición o entrenamiento.

El masaje se puede aplicar con fuerza y profundo, fuerte y lento o rápido y superficial, dependiendo de la especialidad deportiva del atleta y de las zonas anatómicas del mismo.

 

El tipo de masaje que se emplea es de descargas musculares, siempre con una presión soportable para el atleta, porque, según el tipo de deporte, la musculatura está fatigada y no aguantaría un masaje fuerte y profundo.

 

Las técnicas de estiramientos se utilizan como medio de alivio de posibles molestias y como equilibrio de la tensión muscular (siempre que sea recomendado por profesionales sanitarios). El estiramiento ejercita la movilidad y aumenta el rendimiento muscular.

Contra más elasticidad, menos posibilidad de molestias. Si la musculatura está contraída y acortada, hay más posibilidad de que aparezcan lesiones.

 

 El estiramiento al final de una sesión de masaje:

 

  •  Mejora la circulación de retorno
     

  •  Relaja la musculatura
     

  •  Elimina la fatiga muscular
     

  •  Reduce y libera tensiones
     

  •  Potencia el efecto del masaje